SONY DSC
Una complicada situación es la que está viviendo la dotación de gendarmería en la unidad del CIP CRC San Joaquín de la Región Metropolitana. Un grupo de 44 colegas tiene la responsabilidad de entregar la seguridad perimetral del recinto, pero las condiciones de trabajo son más que deplorables.

ANSOG, en compañía de la Provincial Santiago, visitó las instalaciones en las que se desempeñan día a día los colegas de la dotación CIP CRC San Joaquín. El recorrido pudo identificar el estado de abandono y dejación por parte del Servicio, de las instalaciones y de la infraestructura del recinto.

Acompañados del Jefe de Operaciones (de gendarmería en CIP CRC) y del grupo de gendarmes de turno, constatamos las carencias y necesidades de nuestros colegas. En una reunión previa, se explicó que con esfuerzos propios se ha logrado habilitar un pequeño casino que cumpla con las condiciones mínimas de comodidad. Los arreglos e inmobiliarios han sido procurados por los mismos colegas, la limpieza, la pintura, los implementos se han sumado poco a poco con el esfuerzo y la organización de propio grupo. Pero aún queda mucho por hacer, implementar servicios, loza, vasos, ventanas, ventilación, etc.

Los mismos gendarmes explicaron a nuestros directores que no se ha conseguido ningún avance con SENAME para las mejoras de infraestructura, ya que gendarmería no puede realizar intervención de obras ni cambios estructurales por que la edificación no es de propiedad de nuestra institución. Gendarmería ha enviado informes técnicos, cotizando materiales y mano de obra al SENAME con el fin de facilitar la tramitación del proyecto, pero hasta ahora, nada.

Han sido innumerables las ocasiones en que nuestros colegas han tenido que reunir dinero para comprar los insumos necesarios para una mediana dignidad, la última inversión fue la compra de un calefont para proveer agua caliente, ya que pasaron gran parte del invierno con agua fría en las duchas.

Un tema completamente aparte fue lo que ANSOG pudo constatar de las instalaciones de baños y duchas, una situación que los mismos internos no soportarían ya que sería denunciada como vulneración a sus derechos fundamentales. Los lavamanos tapados, los pisos inundados, los WC sucios, con sarro y sin higienizar, las cañerías rotas y las instalaciones eléctricas con cables a la vista, arriesgando la seguridad y la vida de nuestros colegas. Lo peor de todo, no se puede intervenir ni invertir por ser responsabilidad del SENAME.

Al finalizar la ronda, nuestros colegas mostraron a la comitiva el estado de las torres de vigilancia, puertas y ventanas rotas, pisos con perforaciones, urinarios y cañerías deshabilitadas, ningún sistema de protección climática para invierno o para el verano.

ANSOG brindó en la ocasión apoyo tangible, proporcionando un primer aporte en dinero para suplir la implementación de elementos básicos para la cocina. Además, durante la ronda nos acompañó dos funcionarios de gendarmería de la regional Metropolitana, una oficial de inventario y un oficial de proyectos, quienes tomaron nota de cada una de las falencias para presentar un informe al jefe Operativo de nuestra regional, Teniente Coronel Jaime Meneses.
FOTO APORTE
ANSOG no esperaba encontrar una situación tan deplorable de las condiciones de habitabilidad de nuestros colegas, es de preocupación que esta situación se repita en otras unidades penales del país, instamos a que este tipo de negligencias sean denunciadas y comunicadas a nuestros directores provinciales, para poder agilizar y respaldar la denuncia.

Nuestra Asociación se compromete a seguir colaborando con nuestros colegas que apoyan la gestión de resguardo del CIP CRC San Joaquín, pero no va a permitir que esta situación se mantenga en el tiempo. Se realizarán todas las gestiones necesarias para revertir y sacar cada una de las falencias.

PRENSA ANSOG