Comunicado Público

logo-ansog-v3-160x160

La Asociación Nacional de Suboficiales y Gendarmes conforme al anuncio de la Presidenta Michelle Bachelet en atención a modificar el Reglamento de Establecimientos Penitenciarios con el fin de darle un enfoque en DDHH, viene en manifestar lo siguiente:

  1. Como Asociación permanentemente hemos denunciado las críticas condiciones en las cuales se desarrolla la actividad penitenciaria en nuestro país, y el hecho real que jamás ha existido de parte del Estado y los gobiernos de turno un interés genuino por dignificar las condiciones de vida de presos y funcionarios.
  2. Quién más que nosotros somos los primeros interesados en humanizar un sistema totalmente perverso y degradante, que en el caso de la población penal no permite niveles importantes de reinserción y en el caso del personal no permite un desarrollo integral de vida, llegando  incluso propiciado por el Estado y con la complacencia de los gobiernos de turno, atentar flagrantemente a derechos fundamentales tales como: derechos laborales, de familia, trabajo e incluso de libertad y libre tránsito.
  3. Respecto al anuncio realizado por la Mandataria con el cual en el fondo podemos concordar plenamente, pero absolutamente no en la forma, pues éste es uno más de tantos que vienen a maquillar un sistema en permanente abandono y en decadencia, si realmente la Presidenta pretende darle énfasis al respeto a los DDHH en los recintos carcelarios, esto no solo se puede hacer mediante un reglamento, necesariamente hay que ir más allá y atacar aquellas vulneraciones a derechos fundamentales que se dan  a diario en los recintos carcelarios y que no son necesariamente responsabilidad del personal de Gendarmería de Chile. Ya que de ellos no depende bajo ningún punto  de vista otorgar recursos, medios o infraestructura, que puedan otorgar un trato verdaderamente humanitario, digno y coherente con las Reglas Mínimas de Tratamiento de Privados de Libertad en los recintos carcelarios, eso es una responsabilidad única y exclusiva del Poder Ejecutivo y Legislativo, que al parecer han olvidado y renegado históricamente.
  4. Como Asociación sabemos que la concepción de vulneración de DDHH es aplicable solo a agentes del Estado en contra de la ciudadanía  y en nuestro caso en contra de la población penal en los casos que sean acreditados por autoridades competentes, pero no podemos dejar de mencionar que el Estado chileno es el peor empleador que existe en nuestro país, el cual como ya se ha dicho vulnera sistemáticamente derechos básicos e inalienables al personal de Gendarmería de Chile, somos por lejos la Institución con las más altos índices de suicidios e intentos de suicidios, altísimo desarraigo familiar, nulas posibilidades de carrera funcionaria, y esto a ¿quién le importa?, absolutamente a nadie. Hoy y siempre el territorio de la cárcel es un lugar en el cual reina la desolación, la desesperanza y el hecho que como funcionarios nos sentimos parias en nuestro propio país.
  5. Finalmente instamos a todas las autoridades del país a iniciar una verdadera discusión en torno al problema penitenciario y sus posibles soluciones, que como se ha dicho no pasan por anuncios superficiales, necesitamos acciones concretas que permitan lograr una real modernización y que de una vez por todas se establezca una política penitenciaria de Estado ajena a la política contingente que tanto ha dañado a nuestra Institución, que si hoy sobrevive e netamente por el compromiso de todos sus funcionarios sin distinción de planta o grado.