ANSOG participa de la ceremonia de conmemoración del día del mártir institucional.

Una emotiva ceremonia se llevó a cabo este martes 14 de octubre en el mausoleo que guarda los restos de nuestros mártires, en el recinto del Cementerio General de Santiago.

Con la asistencia de nuestro Director Nacional, Jaime Rojas, el subsecretario del ministerio de justicia Nicolás Mena y familiares de los mártires.

ANSOG junto a otros gremios presentó su ofrenda floral al mausoleo en señal de respeto y congoja de los colegas caídos en el cumplimento del deber.

Dejamos un breve relato de nuestro presidente, Joe Gonzalez, que hace mención a los hechos ocurridos esta fecha:

 A nuestros caídos

El 14 de noviembre de 1990, son asesinados en el rescate del terrorista Ariel Antonioletti, por elementos del MAPU Lautaro el Capitán de Gendarmería Ricardo Briceño Bustamante; el cabo de Gendarmería Manuel A. Acuña Leal, y los Gendarmes Benjamín Hernández Avilez y Juan Mondaca. El cabo 2º de Carabineros Alfonso de la Cruz Villegas Muñoz, que en una actitud valerosa repelió el ataque hiriendo a uno de los terroristas, fue alcanzado por los disparos de éstos, falleciendo posteriormente a raíz de las graves lesiones de bala.

A Guillermo Ossandón jefe del MAPU Lautaro, en una entrevista de prensa en el 2004 se le pregunta: El rescate de Antonioletti fue la operación de mayor envergadura y una de las más sangrientas del Lautaro. ¿Por qué era él tan importante? Responde Ossandón “Ariel estaba preso y quería salir. Lo pudimos haber hecho con cualquier otro compañero. Para nosotros, cualquier militante era importante. Esa operación fue muy limpia, porque en un hospital como el Sótero del Río, lleno de gente no murió ningún civil”, pero nada dice de los gendarmes y del carabinero que asesinaron cobardemente por motivaciones políticas que estaban ajenas a esos valientes funcionarios de Gendarmería y Carabineros y por cierto sus familias que debieron sufrir tan irreparable pérdida.

Como Asociación y funcionarios de Gendarmería recordamos con orgullo y respeto a nuestros mártires de ese fatal 14 de noviembre de 1990 que hoy deben ser ejemplo de vida y obra para aquellos que día a día trabajan en Unidades Penales y especiales de nuestro país, de igual forma honramos a sus familias, colegas y amigos.

Instamos para que este día sea de reflexión, recuerdo y para rescatar los valores que siempre han destacado al personal penitenciario, quienes a pesar del riesgo y precariedad siempre han mantenido el compromiso con su trabajo y misión.

 

 

PRENSA ANSOG