COMUNICADO PÚBLICO 06 NOVIEMBRE 2015

La Asociación Nacional de Suboficiales y Gendarmes, viene en declarar el total repudio a las declaraciones e intenciones facilistas y carentes de sentido de realidad del Gobierno y de algunos sectores de la sociedad, respecto a la cárcel como solución única para los problemas que se han dado a conocer públicamente, en especial aquellos que dicen relación con delitos de colusión y otros.

  1. Coincidimos plenamente con la necesidad que delitos tan graves como la colusión u otros de orden económico cometidos por las elites del país deban ser sancionados con el máximo rigor de la ley, no obstante eso, sabemos que es un hecho, tal como ocurrió con los violadores a los Derechos Humanos, las personas que puedan ser condenadas por dichos delitos, jamás conocerán la cárcel verdadera, aquella con índices de sobrepoblación nacional del 43%, con niveles de violencia extrema, falta de infraestructura, carencia de personal y todas aquellas que los gendarmes y los presos comunes y corrientes conocen muy bien, las cuales evidentemente el gobierno oculta o derechamente no se hace cargo.
  2. Esta semana el Gobierno ha puesto discusión inmediata al proyecto agenda corta anti-delincuencia, proyecto que en todas las instancias posibles (incluido un reciente paro), como Asociación hemos tratado de frenar, ya que la iniciativa legislativa no aborda con sentido de integralidad el paradigma de la delincuencia y solo ofrece medidas efectistas ante un problema que merece una mirada mucho más profunda, con sentido de Estado y no de Gobierno de turno. La delincuencia es un fenómeno social que no se solucionará tan solo con mayores penas o con mayor cantidad de policías en las calles. Al año egresan aproximadamente 20 mil personas de las cárceles chilenas, de estas alrededor del 60% reincide en delitos (reincidencia comprobada por detenciones y nuevas condenas, no es indicador real de total de nuevos delitos cometidos), lo cual debería ser decidor al diseñar y proyectar políticas públicas en materia de seguridad ciudadana, pero esto lamentablemente no es así y nuevamente asistiremos a un proyecto de ley represivo para la galería y no enfocado en la reinserción o rehabilitación de las personas privadas de libertad que indefectiblemente algún día volverán a la sociedad, esto sin intervenciones psicosociales potentes y efectivas que permitan devolver a la sociedad personas de provecho.
  3. Ambas situaciones descritas, por un lado el anuncio de proyectos de ley para castigar la colusión y la agenda corta en actual tramitación, son clara señal de la ignorancia e incluso incompetencia de las autoridades, que ante cualquier situación de fuerte crítica social, responden como gran solución a la cárcel, estamos seguros que ninguno de ellos siquiera ha conocido una calle, galería o módulo de una cárcel, de la verdadera cárcel, no de aquella que aparece en vistosos informes o estudios. Hoy la Ministra de Justicia, si de Justicia, ha cerrado la puerta de aquellos que no ocultamos la verdad y que sin ningún compromiso político somos capaces de denunciar la histórica y sostenida crisis del sistema penitenciario, crisis que afecta por igual a presos y funcionarios. Ambos condenados a la miseria e indiferencia de la autoridad, para el personal no hay carrera funcionaria, no existe derecho al descanso, a la familia, aun nuestros colegas jóvenes trabajan hasta un mes sin poder salir a la calle, sufriendo el rigor de turnos anacrónicos e inhumanos.
  4. Finalmente indicamos a la Presidenta de la República y a su Ministra de Justicia que la cárcel no es la respuesta, la respuesta está en justicia social, en respeto a los derechos humanos de funcionarios y presos, en actividades y programas potentes de reinserción o rehabilitación, y principalmente en que no existan presos de primera o segunda clase. Esperamos que la autoridad haga eco de lo que insistentemente hemos señalado ya que a diferencia de algunos solo nos mueve el principio de búsqueda de justicia, respeto y dignidad para los trabajadores de Gendarmería de Chile, quienes hoy sostienen un sistema en franca decadencia y abandono.

 

Directorio Nacional
de la Asociación Nacional de Suboficiales y Gendarmes