COMUNICADO PÚBLICO 26 AGOSTO 2013

Ante la polémica por derechos políticos de las personas privadas de libertad, nuestra Asociación señala:

Desde su fundación el año 2006 nuestra Asociación sistemáticamente ha denunciado la crisis por la cual atraviesa el sistema penitenciario Nacional y la total carencia de una Política Penitenciaria de Estado, ajena a los Gobiernos de turno.

 

  1. Que, según lo que señala la Constitución y leyes de la República las personas privadas de libertad en calidad de imputados y aquellos condenados a penas igual o inferior a tres años no pierden el derecho a sufragio, lo que efectivamente no está regulado es el mecanismo que debe proveer el Estado para que las personas privadas de libertad ejerzan este derecho.
  2. Lamentamos profundamente que tanto el Gobierno, políticos y sociedad en general solo emitan su opinión respecto al problema carcelario frente a tragedias o conveniencia mediática como es hoy el caso, ocurrió con la muerte de 81 personas en la cárcel de San Miguel, sucedió ante los cuestionamientos por los beneficios otorgados a los involucrados en la muerte del Subteniente de Carabineros Daniel Silva y así mismo con el incendio en la cárcel de Quillota, pero ninguno de estos hechos hará que se instale un debate serio, ya que hablar de la cárcel no es popular ni otorga dividendos electorales. El sistema penitenciario en Chile necesita una total modernización y trasformación, no es posible que en un Estado moderno se conciba la prevención del delito ajena a la reinserción y rehabilitación de personas encarceladas, y esta solo se centre en invertir desmesuradamente en las policías, es sabido que a mayor eficiencia policiaca colapsa el servicio penitenciario en su conjunto. Si el sistema hoy subsiste es porque el personal de Gendarmería con los precarios recursos y medios otorgados, controla y lleva de la mejor manera posible el trabajo penitenciario.
  3. El actual sistema carcelario no solo vulnera el derecho a sufragio de ciertas personas encarceladas, sino un conjunto de derechos básicos e inherentes a toda persona y esto no es restrictivo a la población penal solamente ya que actualmente se vulneran innumerables derechos al personal uniformado de Gendarmería de Chile, quienes trabajan en pésimas condiciones y sujetos a turnos inhumanos y degradantes lo que ha hecho que funcionarios jóvenes y con toda una vida por delante recurran al suicidio.
  4. Nuestra Asociación ha promovido distintas medidas que tienen por objeto hacer frente al problema carcelario, tales como la creación de una Subsecretaría de Gendarmería en el Ministerio de Justicia y que el Director Nacional de Gendarmería sea un funcionario de carrera, lo cual permitiría instalar una política penitenciaria de Estado efectiva y consistente que no dependa de la visión del Gobierno de turno, evitando así el histórico y dañino cuoteo político en nuestra Institución, el cual evidentemente no ha permitido darle continuidad a los programas y eficiencia a la labor penitenciaria, lamentablemente no hemos sido escuchados y se pretende sin fundamento y no adecuándose a la realidad nacional instalar distintos estándares internacionales, que afectan ostensiblemente la seguridad y estabilidad de los penales.
  5. En atención a lo ya vertido es que hacemos un llamado al Gobierno, Senadores, Diputados y sociedad en general a debatir seriamente y con alturas de miras respecto a la actual crisis carcelaria y con mayor fuerza instamos a los candidatos y candidatas Presidenciales a informar como enfrentaran esta problemática en sus respectivos Programas de Gobierno, esto es fundamental para el Chile que se quiere construir, esto si pensamos en un país inclusivo y justo, en el cual no se puede olvidar a las cincuenta mil personas recluidas en cárceles y otro número igual de personas bajo medidas alternativas a la reclusión y por supuesto no se debe olvidar a los 14 mil funcionarios de Gendarmería, que a diario renuevan su compromiso y lealtad con la misión encomendada por Chile.

 

Directorio Nacional
Asociación de Suboficiales y Gendarmes de Gendarmería de Chile