COMUNICADO PÚBLICO, 28 DE ABRIL 2014

Ante el anuncio de parte de la Presidenta Michelle Bachelet respecto a generar seis mil nuevas plazas en Carabineros de Chile y las consecuencias de ello en el Sistema Penitenciario, indicamos:

Nuestro total rechazo a que en un país moderno como el nuestro la concepción de seguridad pública solo este supeditada al hecho de crear un Estado policiaco preventivo menospreciando o relegando a un último plano la función penitenciaria.

  1. Es necesario que el paradigma de la prevención del delito sea reestudiado y analizado desde la perspectiva de crear o propender a un sistema integral en el cual la inversión e incremento de personal y medios sea igualada en todos los actores involucrados, es decir Carabineros, PDI, Gendarmería, Fiscalía y Defensoría; con el objeto de no provocar desigualdades que perjudiquen la gestión, eficiencia y efectividad de cada uno de ellos.
  2. Considerando que entre los años 2006 y 2013 nueve de cada diez solicitudes de prisión preventiva presentadas por la Fiscalía fueron otorgadas por los juzgados de garantía de todo el país, esto según estadísticas de la Corporación Administrativa Judicial, es decir se solicitaron un total de 223.615 peticiones de prisión preventiva, de ellos los jueces de garantía concedieron un total de 196.104 ingresos a las cárceles chilenas, más el hecho que entre los años indicados se realizaron un total de 1.912.147 controles de detención; se refleja claramente lo sobreexigidos que se encuentran tanto el sistema Judicial como el penitenciario gracias a que en los últimos años se ha incrementado considerablemente las dotaciones de ambas policías, es decir a mayor eficiencia policiaca colapsan los sistemas en comento que no están preparadas según sea el caso para enfrentar los incrementos en controles de detención, ingresos a cárcel entre otros.
  3. Esta pésima concepción de la prevención del delito ha sometido al personal de Gendarmería, en especial a las planta de Suboficiales y Gendarmes a condiciones laborales y de trato carentes de todo respeto a la condición humana, ya se sufren extensas jornadas laborales, desarraigo familiar y de hecho se han incrementado las tasas de suicidio e intentos de suicidios en especial en los funcionarios más jóvenes o con menor tiempo en la institución.
  4. Gendarmería de Chile se sostiene gracias a la vocación, trabajo, lealtad y compromiso de sus miembros, por lo tanto es momento que el Estado chileno y la Presidenta Michelle Bachelet, tenga un gesto de reconocimiento y se comience un proceso de real modernización, valoración, reconocimiento y justicia con los gendarmes chilenos.

Directorio Nacional
Asociación de Suboficiales y Gendarmes de Gendarmería de Chile