COMUNICADO PÚBLICO

logo-ansog-v3-160x160

La Asociación Nacional de Suboficiales y Gendarmes, viene en denunciar públicamente al Estado chileno y al Gobierno de turno de la Presidenta Michelle Bachelet, ante la continua e histórica vulneración de derechos fundamentales de los gendarmes que pertenecen a las llamadas Guardias Armadas de las cárceles del país.

  1. Como Asociación permanentemente hemos denunciado ante las autoridades de turno el grave flagelo que significa para miles de jóvenes gendarmes mantener un arcaico e inhumano sistema de trabajo como es el de Guardia Armada. Sistema que en definitiva mantiene prisioneros y totalmente ajenos a la vida normal que vive cualquier chileno a personas que en su mayoría ingresan a la Institución a los 18 años de edad, estos jóvenes que un día ingresaron a Gendarmería con ilusiones de servir al país y a sus ciudadanos increíblemente no tienen derecho al descanso, esparcimiento, vida familiar, a pololear, a ser padres, a ser jóvenes normales. Muchos de ellos llegan a trabajar incluso sin poder salir (más que un par de horas si tienen suerte) de las cárceles hasta 30 o más días.  Ante esto la autoridad aún no es capaz de dar una respuesta coherente y satisfactoria a estos jóvenes que tienen el mismo valor que cualquier joven chileno que hoy postula a una universidad, instituto o centro de formación técnica y por los cuales políticos de todos los sectores rasgan vestiduras.
  2. La Presidenta Bachelet asistió éste 18 de diciembre al egreso de 881 nuevos gendarmes y aspirantes a oficiales, en dicha ocasión la mandataria reiteró el compromiso de su Gobierno con la modernización y mejora de la Institución penitenciaria, además destacó que “detrás del uniforme que a diario visten los gendarmes y oficiales de Gendarmería, se encuentra representada la manera en que Chile considera y trata a miles de compatriotas que , por diversas razones se apartaron del camino de la ley”. Y agregó que “como país tenemos la misión y el deber de asegurar a esos chilenos las condiciones que les permitan cumplir con las sanciones impuestas, sin que ello implique un menoscabo para su integridad o su dignidad de seres humanos. Y en esta tarea, el rol de Gendarmería es insustituible”. De éste discurso podemos desprender que mientras miles de gendarmes sigan siendo esclavos de las Guardias Armadas, jamás llegará la “modernización o mejora institucional”, efectivamente a pesar de las miles de precariedades el personal institucional trata en la medida de lo posible cumplir con el respeto de los derechos de las personas privadas de libertad, no obstante eso no podemos asegurar bajo ningún punto de vista respetar los derechos de nuestros propios colegas, que deben sufrir el rigor de un Estado y Gobierno completamente indolente, que día a día menoscaba y pisotea la dignidad de nuestros colegas de menor grado,  jóvenes que con seguridad no alcanzarán a gozar de estar con sus familias en navidad o año nuevo.
  3. En lo que respecta al personal de Guardias Armadas, el Estado chileno en concomitancia con los Gobiernos de turno transgreden lo estipulado en la Constitución Política del país, en lo que respecta al art. 1 “Las personas nacen libres e iguales en dignidad y derechos”, ciertamente los jóvenes gendarmes no tienen los mismos derechos que el resto de sus congéneres como latamente ya se ha indicado, Art. 19 nro 1 “el derecho a la vida y a la integridad física y psíquica de la persona” producto de los inhumanos turnos referidos un número importante de funcionarios han cometido suicidio, otros cuantos lo han intentado, más aún la depresión y otras enfermedades mentales son casi una epidemia entre nuestros jóvenes colegas. Art. 19 nro 9 “el derecho a  la protección de la salud”, evidentemente este precepto en el caso de los gendarmes de Guardia Armada no se cumplen pues la asistencia psicológica o psiquiátrica según corresponda, nunca llega y cuando lo hace es demasiado tarde. Art 19 nro 16 “la libertad de trabajo y su protección. Toda persona tiene derecho a la libre contratación y a la libre elección del trabo con justa retribución” en el caso que nos convoca la justa retribución no existe bajo ningún punto de vista, ya que ésta puede llegar en un plazo de 3 o cinco años, ya que recién pasado ese lapso de tiempo el gendarme puede liberarse de la esclavitud que significa pertenecer a las Guardias Armadas de las cárceles chilenas.
  4. Finalmente indicamos a la Presidenta de la República y a su Ministra de Justicia que sabemos que con lo aquí expresado y conforme al paro realizado en el mes de octubre con la finalidad de lograr carrera funcionaria y dignidad para todo el personal de Gendarmería pero en especial para nuestros colegas más jóvenes, cerraremos aún más las puertas de dialogo con vuestras autoridades, lo cual en definitiva no nos afecta mayormente pues contamos con la confianza y credibilidad de nuestros pares y es el Gobierno y la clase política la que mayormente pierde pues acrecienta el sentimiento de miles de compatriotas en que la sensibilidad social y el luchar por la igualdad de todos los chilenos  definitivamente en nuestro amado país se ha perdido irremediablemente.  No basta con asistir a ceremonias o dar profundos discursos, lo importante es dar señales claras en que el fin de las políticas públicas apunten al bienestar de todo el país y no solo de unos pocos, aun se está a tiempo de enmendar el camino y retomar la sintonía con los gendarmes y todo el pueblo chileno.

 

Directorio Nacional de la Asociación Nacional de Suboficiales y Gendarmes