COMUNICADO PÚBLICO

La Asociación Nacional de Suboficiales y Gendarmes, viene en declarar el total apoyo al sentimiento de repudio y abandono que han expresado, miles de Carabineros, sus familias y ciudadanía en general, ante el creciente número de muertes y agresiones a funcionarios en el ejercicio de sus funciones. Situación que se extrapola con rotunda claridad a la realidad que vive a diario el personal de Gendarmería de Chile:

  1. Coincidimos plenamente con la opinión vertida por el General Director de Carabineros en relación al manejo que hace el Instituto de Derechos Humanos, sobre el concepto de dichos derechos, los cuales sin lugar a dudas son patrimonio de todos los ciudadanos, incluidos los servidores públicos. La obsoleta visión que solo los agentes del Estado pueden violar los DDHH, ha hecho que sectores de la sociedad, se sientan bajo un manto de protección para cometer toda clase de ilícitos en contra de Carabineros, Gendarmes y funcionarios policiales.
  2. Lamentablemente el Instituto de Derechos Humanos, en vez de contribuir a la valoración de aquello que defiende, con sus acciones, publicaciones y declaraciones, solo logra que los llamados a ejercer el control social y por ende a proteger al ciudadano, no cumplan a cabalidad con sus funciones por temor a ser denunciados y dilapidados públicamente.
  3. Lo anterior se da con claridad día a día al interior de las Unidades penales del país, en donde el funcionario de Gendarmería ve con profunda tristeza como el control y orden se ha perdido y con ello han aumentado las agresiones al personal, entre los mismo internos y muchos de ellos incluso han muerto porque el Gendarme se ve incapacitado de actuar con fuerza y decisión, por temor a terminar sentado en el banquillo de los acusados. Pues toda acción legítimamente efectuada es cuestionada y utilizada por los internos, quienes se victimizan ante organismos como el Instituto de Derechos Humanos o Defensoría Penitenciaria, quienes sin vacilar recurren ante los tribunales de Justicia, no midiendo o desconociendo las acciones o costumbres de la subcultura delictual que maneja a la perfección los códigos necesarios para manipular al sistema y conseguir sus objetivos.
  4. Somos fieles testigos que la mayor parte de nuestro personal y estamos seguros que así mismo ocurre en Carabineros y PDI, cumplen a cabalidad con un irrestricto respeto a los derechos de las personas, y cuando esos derechos se vulneran efectivamente deben recibir el más fuerte castigo y reproche. Pero eso no es excusa para que el caos y descontrol se instale al interior de los recintos carcelarios, estamos seguros que nadie en nuestro Chile quiere que se produzcan motines o fugas de alto impacto y consecuencias como ocurren en otros países de Latinoamérica.
  5. La muerte del Cabo 2° Alejandro Gálvez G. QEPD de Carabineros, debe necesariamente servir para algo significativo y de gran valor, tal como ocurrió con la pequeña Emilia o el joven Zamudio. No es natural que un servidor público muera o sea agredido sin razón, hoy el país debe reaccionar y buscar un verdadero encuentro en las concepciones que van a regir el destino de nuestros ciudadanos, hay definiciones obsoletas, que no se ajustan a los tiempos que se viven. No se puede equiparar lo vivido en la historia reciente de Chile como fueron las graves violaciones a los derechos humanos en dictadura, cosa que con seguridad todos rechazamos y condenamos, con lo que se vive hoy en nuestras ciudades, pueblos y así mismo en los recintos carcelarios. A pesar de la contingencia marcada por la corrupción y compromisos de la clase política, hoy Chile, el país del ciudadano común y corriente es diferente y apela al futuro en armonía.
  6. Por último con mucha fuerza instamos y exigimos a la autoridad política a reaccionar con decisión y con muestras concretas que en Chile el Estado de Derecho existe y que cada uno de sus ciudadanos, sea la función o trabajo que cumplan tienen derecho a ejercerlos con el mismo nivel de respeto y protección. Y aquellos que osen a atacar a un agente del Estado en el ejercicio legítimo de sus funciones sean debidamente castigados con el máximo rigor de la ley.

Directorio Nacional
de la Asociación Nacional de Suboficiales y Gendarmes