Gendarme de Acero corre con sus “medias mágicas”

corredor

Ultramaratonista de Florida corrió más de 50 kilómetros entre Coronel y Hualqui, y al otro día estaba como si nada gracias al uso de las prendas.

Bajo una lluvia de aplausos fue la llegada a la plaza de Hualqui de Carlos Fernández el conocido “Gendarme de Acero”, tras correr desde Coronel los cerca de 57 kilómetros de trayecto.

Una más de las travesías de este ultramaratonista oriundo de Florida, quien tras mandarse esa gracia el viernes en 5 horas 29 minutos y 8 segundos, al otro día andaba como si nada, cero dolor en la piernas y listo para otro carrerón.

¿Cuál es su secreto para no tener dramas antes, durante y después de cada rally? El mismo runner cuenta la firme. “Uso unas compresoras musculares, una especie de “prendas mágicas”, ya que uno se las pone y al otro día es como si no hubiera pasado nada. Da la sensación de no haber corrido todo lo que uno recorre”, comenta el gendarme de 41 años, quien hoy se desempeña en el Complejo Penitenciario de Valparaíso y que fue autorizado por el jefe, Tulio Arce Araya, director nacional de la entidad, para el pique entre Coronel y Hualqui.

Fernández explica que dichas medias ayudan a oxigenar mejor los músculos, lo que ayuda en su recuperación después de correr. “Su propiedad es que realizan un juego venomuscular, una fácil circulación sanguínea dentro del sistema circulatorio, y eso ayuda a prevenir lesiones musculares, al haber mas irrigación hay más oxígeno y eso favorece”, repasa quien se ha hecho conocido por superar pruebas de alta exigencia como la ultramaratón Licanray-Villarica, la ultramaratón ruta San Antonio-Santiago y la corrida que unió la Cárcel de Chillán y El Manzano en 13 horas, entre otras.

130 kilómetros a la semana se manda el ultramaratonista cuando más tiene el tiempo de hacerlo.

Fuente: Estrella de Concepción