Gendarmería ha ejecutado el 3,5% de los recursos para seguridad de sus funcionarios

Operativo realizado por Gendarmería en Colina II, Región Metropolitana. Gentileza: www.latercera.com

El presupuesto anual del ente penitenciario consideraba $ 1.300 millones para ese ítem en 2017. Hasta el 26 de julio solo se ejecutaron cuatro obras, por $ 48 millones.

Un importante operativo policial se desplegó este jueves en San Felipe, V Región, luego de que cuatro reos se fugaran desde el centro penitenciario de esa ciudad. Se investiga una riña entre los internos en los módulos 7 y 12, y un intento de incendio en el lugar. Producto del incidente, un gendarme terminó con un esguince en su mano.

Este tipo de situaciones, que ponen en peligro tanto la seguridad de los internos como del personal, pasan con frecuencia en las cárceles del país.

De acuerdo con los oficios enviados trimestralmente por el Ministerio de Justicia al Congreso, en 2014 se registraron 237 funcionarios de Gendarmería lesionados por reos, cifra que creció a 384 heridos en 2016, lo que significa un aumento de un 60 % en dos años (ver tabla). En lo que va de este 2017, hay 146 gendarmes afectados por estos casos.

Con el objetivo de enfrentar este problema, la institución penitenciaria contaba, dentro del presupuesto 2017, con $ 1.361 millones para gastar “en el mejoramiento de las instalaciones de trabajadores de Gendarmería y velar por su bienestar y seguridad personal”. Así dice un oficio del director nacional de Gendarmería, Jaime Rojas, al presidente de la Comisión Especial Mixta de Presupuesto, fechado el 26 de julio pasado.

Sin embargo, según detalla el mismo documento, hasta ese momento solo se habían ejecutado cuatro obras en beneficio de los empleados públicos, de un total de 20 consideradas para este año, por un monto de $ 48 millones, lo que equivale al 3,5 % del total del presupuesto estimado.

En detalle, las obras terminadas hasta esa fecha fueron: “El cambio de chapa de anulación de llamadas para ascensor”, por $ 861 mil en el Centro de Reinserción Social (CRS) Norte; “la mantención de un ascensor”, por $ 2 millones, en la Dirección Nacional; “la reparación de ascensores”, también en la Dirección Nacional, por $ 27 millones, y “la habilitación del Centro de Apoyo para la Integración Social Arica”, con un gasto de $ 18 millones.

Respecto de los proyectos de costo más elevado, que hasta julio aún no se ejecutaban, estaba, por ejemplo, “la habilitación del área técnica de Colina I”, con un monto de $ 395 millones. De acuerdo con el oficio de Gendarmería, esta obra se encontraba en “etapa de diseño”. Otra iniciativa que aún no se implementaba hasta esa fecha era la reparación de las cuadras del personal en el Centro de Detención Preventiva (CDP) de Illapel, que tiene destinado un gasto de $ 115 millones. Según el oficio, ese proyecto “estaba en la creación de bases para el tercer llamado a licitación”.

Alta seguridad

“Resulta inexplicable que obras en recintos calificados por Gendarmería como de Alta Seguridad, y los cuales se encuentran entre aquellos donde más funcionarios han resultado con lesiones producto de agresiones de internos, tengan casi $ 500 millones sin ejecutarse, y que estaban destinados justamente a la reparación de las cuadras del personal, el mantenimiento de calderas o la habilitación de áreas técnicas”, dijo el diputado RN Nicolás Monckeberg.

El parlamentario aseguró que “hay una directa relación entre el retraso de los proyectos destinados a mejorar la seguridad y bienestar de los funcionarios y el número de lesionados”. Dijo, además, que “es poco probable que estos proyectos puedan terminarse de aquí a fin de año, porque en julio la mitad de ellos se encontraba en proceso de confección de bases licitación o de adjudicación”.

Según cifras del Ministerio de Justicia, las cárceles con más funcionarios lesionados por agresiones de internos durante el primer semestre de 2017 fueron Colina I (26 agredidos), el Centro Penitenciario de Valparaíso (10) y el Centro Penitenciario de Valdivia (9).

Joe González, presidente de la Asociación de Funcionarios de Gendarmería (Ansog), manifestó que “nos preocupa de sobremanera que el presupuesto destinado al personal en materia de bienestar y seguridad no se ejecute en su totalidad”.

Añadió que, “considerando la precariedad histórica que vive nuestra gente, el aumento de la violencia al interior de los recintos carcelarios va de la mano con el incremento en las agresiones al personal de Gendarmería en el ejercicio de sus funciones en los distintos penales”.

El dirigente calificó de “extraño” que en una institución en que “la precariedad es pan de cada día, no se ejecute el gasto de fondos que existen y que el Estado otorga mediante la Ley de

Presupuestos. Por eso, solicitaremos al director nacional que se evalúe la situación y que en el plazo que resta del presente año aceleren la adquisición de los elementos que son imprescindibles para realizar un trabajo seguro al interior de los recintos”.

Al cierre de esta edición, Gendarmería no había entregado su versión.

fuente: