Gendarmes de Tarapacá reclaman por falta de uniformes

 

La presidenta de la Asociación Nacional de Suboficiales y Gendarmes (Ansog), Solange Álvarez, dijo que deben ir a trabajar con ropa desteñida por el uso y que cada funcionario debe comprar sus zapaatos. Desde la institución desestimaron las críticas y dijeron que les da risa.

Indignación existe entre los funcionarios de Gendarmería de la región debido a los problemas que han tenido con la renovación de sus uniformes. Según denuncian, hace dos años no reciben nuevos trajes, por lo que deben ir a trabajar con la ropa desteñida, debido al desgaste provocado por el uso. Además han tenido que comprarse zapatos porque les hacen escoger entre un par de calzados de vestir o botas en el momento en que les entregan los implementos.

“Hace dos años que no se nos entrega ropa nueva y muchos debemos comprar los zapatos que utilizamos, ya que sólo se nos da un par, dependiendo de lo que escojamos, no los dos modelos que necesitamos”, dijo la presidenta de Ansog, cabo segundo Solange Álvarez Aguirre.

Ella también manifestó que hay varios gendarmes que han presentado licencias por lumbago, debido a que deben mover manualmente un portón de tres toneladas de peso, lo que afecta directamente a su salud.

Sobre estas denuncias, el director de Gendarmería, Coronel José Urrutia Vergara, indicó que “me dan risa las acusaciones, porque son sin fundamentos”. Según él, este año sí se le entregaron los uniformes y que el único año en donde no se les dio trajes fue el 2011, debido al gran protocolo que deben cumplir para efectuar la solicitud, el cual se demora, siete meses aproximadamente.

Respecto al tema de decoloración de los uniformes, él dijo que “es un tema que tiene que ver con el clima de Iquique, que hace que se destiña la ropa”, y agregó que por los zapatos “se les pregunta si necesitan zapatos de vestir o botas, ya que algunos gendarmes efectúan labores de oficina, por lo cual una bota no les sirve”.

Sobre el portón, Urrutia expresó que desde el 2005 no presenta algún trabajador licencia por moverlo y que desde esa fecha se está trabajando por instalar un motor que ayude a correrlo, pero que “es un trámite que es bastante largo”.

Fuente: Soychile.cl