Una nueva carrera funcionaria, una nueva gendarmería.

Este jueves 19 de Diciembre, quedará registrado en la historia de las Asociaciones de Gendarmería, por haber logrado la aprobación en ambas cámaras (diputados y senadores) la promulgación de la nueva ley que regirá la carrera funcionaria de las 3 plantas de nuestra Institución.

Tras un largo camino, que comenzó como punto de inflexión, el primer paro de Gendarmería durante el año 2018, movilización que le costó el cargo a la Directora de Gendarmería Claudia Bendeck.  La destitución de la directora fue solo una muestra de lo que los gremios podrían lograr si unificaban sus fuerzas en pos de un objetivo en común.  Fueron muchas las voces que se levantaban desde las bases que solicitaban detener las históricas pugnas al interior de las asociaciones, ya que todas buscaban lo mismo, por distinto camino, la diferencia la ejercía solo, aquella que llegaba primero y lograba hacer la zancadilla a las demás, para ver quien se quedaba con el triunfo.

Tras varios ensayos y errores, los directivos de las distintas Asociaciones lograron conformar un gran encuentro y aunar fuerzas e ideas en el nuevo Frente de Trabajadores Penitenciarios, organización que logró lo que muchos dudaban, permanecer en el tiempo hasta conseguir el objetivo final:  lograr la aprobación de un proyecto de ley que permitiera regularizar la carrera funcionaria de las 3 plantas.

Haciendo un poco de historia, el proceso comenzó cuando encabezaba el ministerio de justicia, José Antonio Gómez, que en una entrevista con ANSOG, dispuso la discusión en mesas técnicas de una gendarmería proyectada a 20 años. Luego con la ministra Javiera Blanco, todo volvió a fojas cero, tras la tozudez al negociar, y tras la polémica de la contratación “ilegal” de tres funcionarios en el ministerio para cumplir con favores políticos.

Todo esto sucedía mientras miles de gendarmes sufrían el estancamiento de asensos, debido al “poco tiraje” que había, muchos grados de base y poca salida en la cúpula.   Sumado a las pésimas condiciones laborales, la falta de respeto a los Derechos Humanos de los gendarmes, los decrépitos sueldos y, además, el aumento de los colegas que tomaron la triste determinación de quitarse la vida en las distintas unidades del país.   Cada una de estas situaciones, fueron puestas en conocimiento por ANSOG en las distintas comisiones, y en reuniones particulares con distintos parlamentarios, que lo único que hacían, era sumar números a las negras estadísticas de nuestra querida gendarmería.

Fue en este contexto en donde saltó, tras distintas denuncias el caso Pensiones, a la par de la llegada del nuevo director Jaime Campos, que luego de tener un prometedor comienzo, haciendo pensar que se podían lograr nuevos avances, fue casi más de lo mismo.    Se reconoce que intentó recomponer las mesas de trabajo entre el Ministerio, la Dirección Nacional y las Asociaciones.  Pero el caso pensiones fue más fuerte y su gestión acabo junto con el cambio de gobierno.

Fue con este ambiente chispeante e intolerable, en donde ANSOG y las distintas Asociaciones, insistían en hacer ver la precariedad de gendarmería al Gobierno, al sistema político y también, al judicial.  Cuestión que se reforzó con distintas movilizaciones en el tono de “reflexivas” a lo largo del país.  A pesar que el nuevo “segundo gobierno” de Sebastián Piñera, dio la orden de dialogar con todos los gremios, la nueva administración hizo oídos sordos y comenzado el gran paro durante el 2018.  Movilización que le costó el cargo a la ministra Bendeck (como ya lo habíamos mencionado) y sumó la llegada del actual ministro Hernán Larraín.

En este contexto, la directiva de ANSOG, con su nueva presidenta, Miriam Vásquez, optó por apoyar y sumarse a las gestiones del nuevo Frente de Trabajadores Penitenciarios.

Frente que, tras un arduo trabajo, minimalista, en donde existieron jornadas puerta a puerta con las distintas unidades penales, reuniones con ministros y subsecretario, y meses de conformar nuevamente las mesas de trabajo, se obtuvo un insipiente borrador de proyecto de ley. Con ciertos acuerdos que, por respeto a las mayorías, se sacaron adelante.

Fue el turno de la pelea en las distintas comisiones de trabajo en la cámara alta y baja, para pasar luego a la votación en general en ambas cámaras.

En este contexto, llegamos a octubre del 2019, mes en donde Chile Despertó, y la movilización social hizo templar a los tres poderes del estado.  Se creía que nuestro proyecto iba a quedar estancado en razón de las demandas civiles.  Pero la conciencia social y el arduo trabajo del Frente de Trabajadores penitenciario, quien llegó a amenazar incluso con un nuevo paro, hizo poner en tabla, de la mano del propio presidente, nuestro proyecto, con el compromiso de sacarlo y tenerlo como ley, antes de las fiestas de fin de año.

Y fue así, que, como corona de tanto esfuerzo, este jueves 19 de diciembre se aprobó por fin íntegramente nuestro proyecto, quedando en resumen de la siguiente manera:

 

  • Bonificación por retiro: Con el objeto de generar vacantes en la Planta I (oficiales) y Planta II (suboficiales y gendarmes), se establece una bonificación para que, en el plazo de 4 años, 80 funcionarios de la Planta I y 1.000 de la Planta II, puedan adelantar su retiro de la carrera. Dicho incentivo ascenderá a 900 UF (aprox. $ 25 millones). Asimismo, se establece un incentivo al retiro para los funcionarios no uniformados que, en el plazo de 4 años, permitirá que 182 personas puedan adelantar su retiro de la carrera. Esta es la primera vez en la historia que se entrega una bonificación por retiro, que además incluye a personal uniformado y no uniformado.
  • Bonificación por egreso: A partir del 1 de enero de 2023, se aumenta el monto de la bonificación de manera tal que existan mayores incentivos al retiro, y se hará extensiva también a los funcionarios de las plantas de personal de directivos de carrera, profesionales, técnicos, administrativos y auxiliares, en condiciones idénticas a los funcionarios de la Planta II.
  • Nueva regla para ascensos: Se genera una nueva regla para los ascensos de los funcionarios de las Plantas I y II, permitiendo que, si existen vacantes en un grado, y un funcionario del grado inmediatamente inferior no cuenta con el tiempo mínimo cumplido para efectos de ascender, pero sí con los demás requisitos para hacerlo, ascenderá.
  • Asignación de grado superior: Una vez terminada la aplicación de la bonificación por retiro, es decir, a contar del 1 de enero de 2023, funcionarios de ciertos grados que hayan cumplido 6 años de permanencia en el respectivo puesto, recibirán las remuneraciones correspondientes al grado inmediatamente superior, en caso de no existir vacantes disponibles para materializar los ascensos correspondientes.
  • Unidad de Defensa Funcionaria: Se crea esta Unidad que se abocará a ejecutar, de modo particular y exclusivo, las labores de defensa judicial de los funcionarios.
  • Seguridad de los funcionarios: Se incorpora en la ley orgánica de Gendarmería un nuevo artículo 27 que establece el carácter de secreto de una serie de documentos cuya publicidad afectare la seguridad del personal de Gendarmería de Chile o la seguridad de la Nación, entre otros, los relativos a la identificación de su personal, planos o instalaciones de unidades penales y los concernientes a características de armas de fuego usadas por Gendarmería de Chile, de manera similar a la regulación existente para otras instituciones vinculadas con la seguridad y orden público.

 

ANSOG presente en todos los todos los grandes hitos de Gendarmería, Ley de Asignación de Riesgos, Ley que fija el día nacional de Gendarmería, y hoy, ley que regula la Carrera funcionaria.

Se pone fin así, a décadas de injusticias con nuestros compañeros, con nuestras familias y con cada uno de nosotros. Lamentamos no haber reconocido antes el poder del trabajo en conjunto y así, haber evitado tanta desgracia, sufrimiento, y también vidas de nuestros colegas.

Aún quedan batallas que pelear, por ejemplo, las condiciones de trabajo, turnos, ropa de trabajo, casas fiscales para zonas extremas, DDHH de gendarmes, respeto por las colegas mujeres, y un largo etc,. Pero estamos conscientes que nuestro país vive un momento especial de su historia, en donde NADA puede volver a ser lo mismo y sin duda, nuestra nueva gendarmería, debe estar a la par con estos tiempos.

 

PRENSA ANSOG